Préstamos Personales para consumo

Una nueva tendencia surge en la clase media, las estadísticas indican que las costumbres del consumidor promedio están cambiando de manera impresionante. Hay un fuerte viraje del gasto en tarjeta de crédito hacia la petición de préstamos personales para gastos corrientes.

Debido a la compleja situación económica de varios países donde las promociones de compra en cuotas sin interés (con tarjeta de crédito) escasean y aparecen oportunidades de compra en efectivo, con un gran porcentaje de quita, los consumidores “hacen números” y deciden ir por el préstamo personal para aprovechar los descuentos ofrecidos.

Si te encontrás en esta situación, te recomendamos que pongas foco en encontrar un excelente proveedor de préstamos rápidos, investigando su trayectoria y principalmente sus condiciones de contratación. Es fundamental que entiendas todos los gastos asociados al préstamo, ya que no solo importa el porcentaje de interés aplicado, sino que el seguro de vida y los gastos de otorgamiento, en ciertas ocasiones, inclinan la balanza, por el impacto negativo que aportan.

Entre los proveedores de préstamos rápidos más destacados encontramos a Wonga, la Caixa y Préstamos YA, fuera de estos la recomendación es que abras bien los ojos.

Es fundamental que veas con atención el Costo Financiero Total del préstamo, debido a que será lo que realmente vas a pagar.

Otra cuestión a tener en cuenta es que mientras menos cuotas tenga el préstamo, menos interés total pagarás. En ciertas ocasiones algunas financieras no permiten solicitar un préstamo de menos de 12 cuotas, debido a que la rentabilidad obtenida por ellos es menor.

Un consejo: algunas pocas financieras te permiten solicitar por única vez un préstamos personal a tasa CERO con devolución a 30 días. Son perfectos para gastos programados.

Lo ideal, en épocas de crisis financieras largas, es evitar adquirir nuevas obligaciones exigibles tales como el préstamo personal a sola firma. Es preferible abrocharse fuerte el cinturón y pagar en efectivo si está dentro de nuestras posibilidades. Si la crisis es muy fuerte, un préstamo puede, literalmente fundirnos.

En breve hablaremos sobre la problemática actual de los cheques cruzados y su fecha valor.